San Martín de Trevejo

En la provincia de Cáceres

En plena Sierra de Gata

San Martín de Trevejo

En la falda de la sierra de Jálama (Xálima en la fala local), en la parte más noroccidental de la provincia de Cáceres (Extremadura), y casi lindando con Portugal, se encuentra San Martín de Trevejo, a 610 metros de altitud.

San Martín de Trevejo es el término más pequeño de los tres municipios del valle (Valverde del Fresno, Eljas y San Martín de Trevejo), con un territorio de tan solo 2.382 hectáreas y una población que roza los 790 habitantes censados, aunque en el pasado duplicaba con creces el número de habitantes.

Sobre su historia podemos afirmar que en San Martín de Trevejo, o alrededores, hubo asentamientos prehistóricos, romanos y musulmanes, como así lo demuestran los hallazgos encontrados en la zona, pero hasta la segunda mitad del siglo IX no se constituyó un núcleo relevante de población al ser reconstruida y fortificada por los árabes.

Esta preciosa población cuenta con infinidad de atractivos, tanto históricos como culturales y, cómo no, naturales. Además de ver el «regatu» o arroyo corriendo por sus calles, podemos deleitarnos con antiguas casas de piedra, palacetes o casas grandes, la Torre campanario (antigua prisión), calles empedradas, un pilón (que preside la majestuosa Plaza Mayor), varias fuentes de fresca agua (como la del Chafaril), tozones con caras talladas, especias de flora que no se encuentran en ninguna otra parte de nuestra geografía peninsular… pero uno de los más llamativos bienes culturales que esconde este bonito pueblo es, sin duda, su lengua, astur-leonesa, llamada «manhegu» o «mañego».

Esta lengua forma parte del denominado «A Fala de Xálima», un lenguaje que se habla, con ligeras variantes, en las tres poblaciones. De esta forma encontramos el «lagarteiru» en Eljas, «mañego» en San Martín de Trevejo y el «valverdeiru» en Valverde del Fresno. Esta singularidad es un fenómeno extraordinario, único en el mundo, que está despertando gran interés en el campo de la dialectología.

Otra de las maravillas de la zona es, sin duda, su cielo. Noches estrelladas, atardeceres de fuego, mantos de nubes… en cada época del año podemos disfrutar de inolvidables imágenes con tan solo mirar hacia arriba y, si le sumamos las magníficas construcciones, como la Casa del Comendador, o las verdes sierras… obtendremos postales verdaderamente increíbles.

Por todo lo anterior y por más maravillas que sería imposible relatar en pocas palabras, San Martín de Trevejo cuenta con uno de los distintivos más preciados y que quizá definan más cómo es esta preciosa villa… nos referimos al título que lo cataloga como uno de los «Pueblos más bonitos de España».

Os esperamos.

San Martin de Trevejo - Plaza Mayor - Casa Rural 6 Hermanas